El comienzo del Islam y los califas ortodoxos (632- 660)

 

              No tenemos una visión clara de cuál era la postura de Mahoma hacia la música. Mientras que existe una prohibición clara hacia las representaciones de animales y personas, la postura hacia la música es simpre ambigua. Hay relatos en el Corán que nos relatan tanto la desaprobación como la aceptación de el profeta, lo cual suele estar ligado a una circunstancia concreta. Pero éste es un tema que trataremos más ampliamente en el capítulo de la música religiosa. Lo que sí es cierto, es que él mismo fundó la llamada a la oración ( adhan ), eligiendo al abisinio Bilal , que se ha convertido en el patrón del gremio de esta profesión.

Doce años despues de la muerte de Mahoma, los ejércitos islámicos comenzaron a formar el futuro imperio. Se conquistaron Siria, Iraq, Persia, Armenia, Egipto y Libia, y con esto empezó el contacto y la influencia mútua entre las culturas conquistadas y la conquistadora, hecho que se prolongaría durante toda la expansión del imperio islámico. De los territorios conquistados llegaron músicos en calidad de esclavos ( mawali ), que serían adoptados por la aristocracia reinante en ese momento y serían los músicos en activo junto a los nativos mukhannathin.

Los mukhannathin no estaban considerados del todo bien en la sociedad.. Sus instrumentos musicales estaban prohibidos y eran perseguidos periódicamente por las autoridades religiosas. Paradójicamente, la mayoría de éstos músicos trabajaban al servicio de la nobleza Quraisí ( al igual que los mawali ), que se había convertido al Islam a la muete de Mahoma. Se cree que eran los religiosos los que promulgaban la mala imagen de estos músicos, pues su arte bebía de la tradición preislámica.

Parece que las mujeres cantoras gozaban de una mejor posición que sus colegas masculinos, como la famosa Azza al Maila´, que se hizo muy popular por sus conciertos en Medina y ganó así la protección de Ibn Ja´far. Su casa fue uno de los salones  donde se ofrecía mayor calidad poética y musical de la ciudad y se decía que cautivaba  a las audiencias con su interpretación de las al-ghina y las ar-raqiq o "canciones dulces".

Es el mismo caso de Jamila, que se hizo conocida por su peregrinaje a la Meca, el cuál recordarían en sus cantos poetas posteriores. Intérpretes masculinos famosos fueron Sa´ib Khatir, hijo de un esclavo persa, y Tuways, un árabe que imitaba los cantos de los esclavos persas.


Gracias a la nobleza Quraisí, la música árabe pudo desarrollarse ( o al menos mantenerse ) en una época en la que la situación económica era algo precaria y la conducta moral de los artistas estaba bastante cuestionada por las autoridades religiosas. Esta situación se pudo mantener gracias a que la música y la poesía no estaban relacionadas directamente con el vino y los placeres de la carne, como sucedería en tiempos posteriores,  sino que la declamación era apreciada como un arte aisladamente.
 
 Como ya sucedía en el período preislámico, la música era un vehículo para embellecer la poesía, haciéndose hincapié en la influencia física que producía sobre el oyente en ciertos momentos. Se hablaba de su poder mágico y de los gestos violentos y los movimientos de cabeza y miembros que hacían algunas personas al escucharla. Esto nos enseña que durante este período la música era un arte todavía utilitario y no una forma expresiva independiente.

Los nobles competían entre ellos para ver quién hacía los conciertos más bellos. En sus casas y en los sofisticados salones literario-musicales,  descubrían y recompensaban a los talentos, llegando a tomar a algunos músicos bajo su tutela, costumbre que se generalizaría en épocas posteriores. Así, apareció una nueva generación de músicos que se alimentó de la tradición ya existente y de los elementos que fueron introducidos por los mawali extranjeros. Se adoptó la afinación del laúd  persa para el ´ud árabe y las melodías y ritmos fueron regulados por un sistema modal que sería codificado más tarde. La tradición musical islámica estaba tomando forma.A parte de las expresiones musicales relacionadas con eventos populares habituales en toda la historia del mundo árabo-islámico tales como las bodas, nacimientos, circuncisiones, festividades, el trabajo, la salida y llegada de los peregrinos de la Meca, e incluso en la curación de enfermos, existía una que se fue perdiendo con el tiempo, pero que en los albores del Islam era muy practicada : la nawh o canción funeraria. Este canto estaba igual de arraigado en la tradición beduína que la huda´ y se practicaba por todo el territorio árabe.

                Muchos cantantes conocidos del momento estaban especializados en este arte, tales como Sa´ib Khatir, que enseñó a otros buenos artistas del momento, y que a su vez lo había aprendido de las plañideras. En un principio era realizada por mujeres exclusivamente, pero debió convertirse en un arte refinado, ya que Ibn Surayj dejó de cantar cuando su alumno Al Gharid le superó. Al igual que otras expresiones preislámicas, se mantuvo a lo largo de las siguientes épocas, pero fue disminuyendo, ya que fue muy perseguida por las autoridades religiosas.

Anterior   Siguiente